11.17.2015

#ClubSagradoCafé : Cambio climático y el café



¡Tranquilos! El título puede sonar un tanto alarmante pero la intención de esta publicación lleva más de positivo que de amarillismo ya bastante gastado.

Empecemos recordando que el café es un producto que proviene de la tierra y su plataforma de proceso, en las diferentes propuestas actualmente en el mundo, tienen un impacto en el ambiente dependiendo la cantidad de recursos que utilicen, los tipos de recursos, sus desechos y la sostenibilidad.

El café es una industria que principalmente surte a muchas comunidades humildes en las áreas naturales donde se produce, llegando a involucrar hasta la propia alimentación de las personas pero de igual manera el manejo con que se realice puede tanto a ayudar a la naturaleza donde la actividad se realice así como dañarla.

Llevando el tema a un plano más sencillo; una plataforma cafetalera tiene en sus manos dedicarse a trabajar en su sostenibilidad, reutilizando recursos naturales valiosos que a primera vista podría parecer desechos o aprovechando con buena medida las fuentes de agua natural de la zona. Sin embargo, en la mayoría de los casos estas son realidades que no siempre llegan a los ojos de los consumidores sino solo por lo que diga el producto terminado en su etiqueta, su sitio web o materiales de marketing. Pero como reza un viejo dicho: lo que empieza bien, debe terminar bien.

Enfocándonos en los cafés de especialidad, principalmente porque para calificarse de esa manera deben ser cafés trabajados con las mejores técnicas - preferiblemente artesanales - para lograr obtener de ellos la mejor calidad que cada cereza pueda ofrecer una convertida en grano. Hoy día en el mercado mundial podemos encontrar una ampliar variedad de empaques de colores, tamaños y estilos. Cada café representa su propia propuesta, su propia verdad y su propia identidad. Un producto terminado gracias al trabajo dedicado desde la tierra debe poder transmitir ese mismo mensaje al consumidor, no solo impreso en texto en una bolsa sino demostrándolo.

La Huella Cafe de Panama, en lo personal, es un vivo ejemplo. Basta ver una de sus bolsas para reconocer en la elegante y humilde sencillez de su presentación que "al buen entendedor pocas palabras". La parefernalia de colores, brillos y decorativos representarían solo materiales sobrantes cuando toda una gran experiencia se revela al abrir la bolsa.

¿Cómo lo han hecho? Eligiendo sabiamente su proveedor aliado Biotrē, productor de bolsas Biotrē biodegradables que se componen de 60% (en peso) de materiales biodegradables a partir de recursos renovables, como la pulpa de madera. Con base en pruebas anteriores, la biodegradación tendrá un promedio de varios meses en un compostador casero. El 40% restante de la bolsa (en peso) es PE de combustibles fósiles con un aditivo que está diseñado para que se desintegre en entre cinco a diez años, reduciendo así su impacto en el flujo de residuos en comparación con el estándar de PE.

Por cierto, son una excelente solución para empezar tu propio huerto en casa, ya que, al crecer la planta que siembres podrás facilmente transplantarla.

No todo termina allí, en realidad solo comienza tu tarea como consumidor. Muchas de las cosas que pueden parecer sencillas podrían ser reemplazas por métodos manuales sin necesidad del uso de energía eléctrica además de potenciar tu experiencia de El Ritual de preparación de tu café.

No es complicado, sólo Cuida el medio ambiente desde el café.

Tal vez parezca un poco trillado pero la realidad del cambio climático, aunque no seamos una gran fábrica emitiendo inmensas cantidad de gases al aire, empieza por todo el rastro de residuos que dejamos a nuestro paso. Una bolsa de plástico cualquiera con tintes de colores puede durar deshaciéndose por años y cuando finalmente así lo haga, muchas más estarán repitiendo el mismo ciclo.

El consumo consciente será la piedra angular para convertir desechos en ahorro en tu vida, la reutilización te ayudará a reducir el uso innecesario de espacios y la sostenibilidad te hará responsable de lo que consumas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario